LA VENGANZA DE UN ASESINO
El relato colectivo de los oyentes de Escúchate, en Aragón Radio.
Inspirado en la fórmula del filandón o del cadáver exquisito, 'La venganza de un asesino' ha sido el juego literario del programa Escúchate, en Aragón Radio. Una propuesta por la cual los oyentes han ido creando poco a poco un relato colectivo.

El párrafo inicial fue escrito por el reconocido escritor de novela negra Esteban Navarro y los escuchantes, quincenalmente, han sido los encargados de ir desarrollando la historia.

A lo largo de la temporada radiofónica los oyentes han puesto a prueba sus dotes literarias enviando sus textos para continuar el relato desde el punto en el que había quedado la semana anterior. Textos que no podían exceder en ningún caso las diez líneas.

El jurado de este juego literario ha estado integrado por el director de Escúchate, Javier Vázquez, y por la periodista y lectora de guardia del programa, Marian Rebolledo.

De entre todos los textos recibidos el jurado ha seleccionado los que han sido leídos en el programa y ha escogido, de entre ellos, el relato ganador, que ha ido haciendo avanzar la historia y cuyo autor ha recibido un lote de libros.

La novela colectiva la ha concluido otro reconocido escritor del género negro, Míchel Suñén. Y la obra se ha convertido en una ficción sonora en la que el actor Rafa Blanca ha dado voz al protagonista.

LA VENGANZA DE UN ASESINO

 

CAPÍTULO 1

 

Para el oído de una persona normal, ese taconeo deslizándose por las escaleras de la planta inferior, sería inapreciable. Pero yo, que lo había escuchado en tantas otras ocasiones, estaba seguro de que el dueño de esas pisadas, que ascendían por los peldaños, iba a por mí. Un asesino es un asesino por mucho que diga que se ha redimido. Y ese, al que ya había detenido al menos en cinco ocasiones, ahora buscaba su venganza. Y qué mejor venganza para un criminal que acabar con la vida del policía que tantas veces lo ha detenido.

 

ESTEBAN NAVARRO

 

El crujido provocado por las sigilosas pisadas siguió ascendiendo por la escalera y se detuvo ante la puerta entornada de mi dormitorio. Sin hacer ruido, abrí el cajón de la mesilla y saqué el arma reglamentaria que guardo ahí todas las noches. Le quité el seguro y esperé.

 

La puerta comenzó a abrirse lentamente. En tensión, apunté. Estaba preparado; acabar conmigo no iba a ser tan fácil. La puerta se abrió del todo y sólo la penumbra del pasillo inundó mi campo de visión. Me esforcé por escuchar, pero lo único audible eran los latidos de mi corazón. Y entonces, apareció, una bola peluda que se abalanzó sobre mí, dejándome sin aliento.

 

Respiré para tranquilizarme y acaricié la cabeza de Montalbano, mi escurridizo gato azul, al que había estado a punto de arrebatar una de sus siete vidas. Al guardar la pistola, el tintineo del móvil me sobresaltó y el pulso se me aceleró al leer el SMS que acababa de recibir.

 

Patricia Richmond

 

No daba crédito a lo que ponía: 'Esta vez te ha salvado el gato'. Luego el asesino había estado aquí o aún estaba. Rápidamente volví a coger la pistola, me reincorporé y bajé las escaleras. Debía asegurarme...

 

Con las prisas Montalbano se enredó entre mis piernas, tropecé, caí escaleras abajo y la pistola se escapó de entre mis manos. Al instante escuché un disparo y un lamento...

Javier Puchades

 

Me incorporé incrédulo. Lisbeth, la sueca espectacular del adosado de enfrente, me miraba con sus enormes ojos azules desde la puerta abierta. El hilo de sangre que manaba de su oreja derecha realzaba la palidez de su rostro y el brillo de su melena rubia. Estaba tan hermosa como un ángel herido. ¿Habría muerto yo al rodar por las escaleras y estaba en el cielo?

 

Se tambaleó y reaccioné. Corrí a sostenerla y examiné su herida. Parecía un rasguño superficial. Aún así, cogí las llaves del coche y me puse una gabardina sobre el pijama, tras convencerla de que debíamos ir al hospital.

 

En urgencias me acribillaron a preguntas y, mientras ella era atendida en un box, yo me quedé en la sala de espera con su abrigo. Sin querer, rocé con la mano uno de los bolsillos y me quedé atónito al contemplar lo que escondía.

Patricia Richmond

 


Parecía un localizador... y ¡estaba encendido! ¿Para qué lo necesitaba Lisbeth? ¿Y a quién correspondía esa luz parpadeante que se acercaba?


Dejé su abrigo en información y salí del hospital rápidamente. Debía alejarme de aquella luz. Algo me decía que Lisbeth no era lo que parecía...


Me llevé el localizador para asegurarme de que no tenía nada que ver conmigo.


Velozmente me alejé en dirección a la cabaña de madera que poseo en la ladera del Moncayo. No deseaba más sorpresas de mi viejo amigo Max. Miré de reojo el localizador, que estaba en el asiento del copiloto, y allí seguía esa luz acercándose... justo detrás de mí...


Pilar Alejos


CAPÍTULO 2

 

Su presencia oscura y agresiva era inconfundible, frente a mis ojos, ahí estaba el Mustang del 79 con mi viejo amigo Max dentro observándome con atención. Me conocía profundamente, nuestras vidas, unidas desde la infancia, nos otorgaban el poder de la conexión bilateral, casi como hermanos.

Siempre que huyo acabo regresando a mi verdadero hogar, misterioso y atrayente: Trasmoz. Él lo sabía, así que aquí estábamos los dos. Lisbeth dirigida en todo momento por Max, vigilaba desde hace tiempo mis movimientos, no quería que me ocurriese nada. Me necesitaba sano y salvo, en tierra neutral. Hablamos tranquilamente y delante de mis narices, aplastó de un pisotón el localizador, ya no era necesario. Hubo un momento de silencio y mirándome fijamente, me susurró al oído:

-Estoy planeando un nuevo asesinato y te necesito......

Silvia Poveda Mañas

 

Me pregunté si sería el mío, mientras calculaba que debajo de la gabardina sólo traía el pijama.

-¿Echas esto en falta? -dijo Max, esbozando esa vieja sonrisa suya y arrojándome mi arma. Definitivamente era él quien había estado en mi apartamento. Desconcertado, lo miré fijamente por unos segundos.

-No creo haberte sido de mucha ayuda en los anteriores, Max -le dije con tono severo.

-Esto es diferente, camarada. Por este crimen ya he cumplido condena anticipada durante toda mi vida... -replicó. Luego continuó, con aire intrigante-: Vaya nombre que le has puesto a tu gato. Sí que recuerdas los carnavales del 75', ¿verdad?

Silvina Palmiero

¿Cómo olvidar aquellos carnavales?

La cicatriz en mi costado se empeñaba en recordármelo a cada momento.

Un recuerdo imborrable de la persona que tenía ante mí, observándome con aquellos ojos heterocromáticos como los de mi querido gato. Por un instante mi cabeza voló hasta la calidez del hogar donde a buen seguro Moltalbano se estaría preguntando donde diablos me encontraba a estas horas de la madrugada. Y no reparé en la procesión de luminarias que en silencio descendían la cuesta del castillo en ruinas.

Max si debió percatarse de su llegada pues esbozando una aviesa sonrisa exclamó divertido:

¡Parece que vienen a reclamar nuestras almas!

Y estalló en una siniestra carcajada que rompió el silencio de aquella noche de difuntos en Trasmoz.

Raúl Garcés Redondo

 

 

Esa carcajada tuvo el poder de recordarme que no estaba ante el amigo Max, sino ante Mad Max, el peligroso asesino que se estrenó como tal la oscura noche en que casi la palmo. Fue en Bielsa, en el carnaval, donde yo hacía el papel de oso, y él el de domador. En un ataque de locura se abalanzó contra el público con tal violencia que la fiesta acabó en tragedia. A pesar de que me interpuse entre él y mi novia, me quedó además de una dolorosa cicatriz en el costado, otra más difícil de curar en el corazón. Ella murió días más tarde por los golpes recibidos. Desde entonces mi vida se convirtió en una eterna búsqueda y captura de aquel asesino.

Ahora estaba en sus manos. La procesión de luces había llegado a nuestra altura. Tenía que conseguir escapar y volver al coche antes que él. Era ahora o nunca.


Belén Gonzalvo Val

 

Como sabía que Max no me lo pondría fácil, di un salto hacia atrás en el instante preciso en el que la procesión pasó entre nosotros, impidiendo así que Max pudiera reaccionar a tiempo. Me agaché instintivamente y caminé rápidamente hasta que logré escabullirme por la pequeña calle que llegaba hasta la plaza del pueblo.

Mientras corría, mi cabeza intentaba pensar a toda velocidad cuál debía ser mi próximo movimiento, pero las inesperadas sorpresas que me había deparado la noche aliñadas con la falta de sueño me impedían llegar a conclusiones claras y rápidas. Por eso crucé la plaza sin comprobar si estaba vacía. Por eso no vi la silueta que se movió al otro lado de la plaza. Por eso no vi a Lisbeth hasta que se colocó bajo la luz de farola.


David Naval

-¡Rápido! ¡Por aquí! -me dijo incitándome a seguirla.

-¿Qué haces tú aquí? -pregunté.

-He venido a ayudarte y a qué tú me ayudes a mí -respondió en un tono amable-.

Me tendió la mano y me llevó hasta una calle contigua donde tenía aparcado su coche. No tenía ninguna opción mejor en ese momento, así que acepté y decidimos dirigimos a un hostal cercano para pasar la noche. Lisbeth insistió en alojarnos en la misma habitación porque estaba atemorizada, puesto que decía que Max no sólo quería vengarse de mí, sino también de ella. Sin embargo, en cuanto se duchó parecía mucho más relajada, ya que salió del baño contoneándose cubierta con una minúscula toalla. Se sentó sobre la cama a mi lado y comenzó a desabrochar los botones de mi camisa bajo mi confusa mirada.

Ana Belén Arbués

 

CAPÍTULO 3

 

Mientras me quitaba la camisa, como al descuido, dejó caer la toalla que cubría su blanca desnudez y me miró con una sonrisa incitante que no pude resistir. La sueca sólo tenía de frío su país de origen, todo lo demás en ella era una brasa encendida. Lo que hicimos redujo mis fantasías más osadas a un cuento de niños. Después de varias horas, nos dormimos exhaustos.
Me despertó la luz que se colaba a través de la persiana americana. Lo primero que noté al abrir los ojos fue que Lisbeth no estaba. Lo segundo, que había sangre por doquier. Temiendo lo peor me precipité al baño, pero el cadáver que allí yacía no era el de ella, sino el de un hombre cuyo rostro me resultaba vagamente familiar. Inspeccioné el cuerpo en busca de alguna pista que me permitiera retomar el control de esta historia en la que, hasta ahora, no había sido más que un títere. Encontré sólo un nombre, pero me bastó para comprenderlo todo: Edgar Montalbano.


Silvina Palmiero

 

¡Edgar! Era un niño cuando le vi por última vez, pero el parecido con su padre, el profesor Montalbano, era evidente. Se habían instalado en Bielsa huyendo del régimen argentino y fue el profesor quien encontró a Max escondido en su casa, tras el crimen del carnaval, y lo entregó a la policía. A mí.
¿De eso se trataba? ¿De vengarse del profesor matando a su hijo y de mí, endosándome el asesinato? Me vestí y salí del motel. No había rastro de Lisbeth ni de su coche. Enfrente, un camión salía de una gasolinera. Hice una seña al conductor y una oronda pelirroja me sonrió.
«Voy a Zaragoza, ¿te vale, cariño?», me preguntó. «Me vale», le respondí y subí. En la radio encendida Eva Amaral cantaba: «Nada te puedo dar, no hay nada bueno en mí». La canción actuó sobre mí abriendo una puerta que llevaba mucho tiempo cerrada: Max, prepárate, el juego acaba de empezar.

 

Patricia Richmond

 

Tenía que poner orden. Aunque quisiera negarlo, estaba claro que Lisbeth era parte de la trampa. Mi olfato de investigador había quedado cegado por la vanidad. Echaba de menos las gafas de sol y algo de comer, así que cerré los ojos intentando acallar mi estómago. La canción parecía saber lo que pasaba: «en lucha contra el sol, un perfecto descontrol que orbita sobre mi cabeza». Entre tanto caos la tomé como una señal enviada al rescate. Me quedé dormido.

 

Desperté alarmado por el silencio. El camión estaba parado y no había ni rastro de la pelirroja, pero el Mustang del 79 estaba allí. Me había dejado engañar de nuevo. Las puertas de la cabina estaban bloqueadas. Loco por intentar salir pulsé todos los botones a mi alcance y la música volvió como un oráculo dejando claro cuál era mi destino: «Presiento lo que va a ocurrir, el círculo se cierra. Un impulso irracional de destruirlo todo. Hundirle...»

Belén Gonzalvo

 

De repente, sonó un teléfono. Detrás de los asientos, había algo que parecía una cama, con sábanas y mantas revueltas. De allí procedía el sonido. Había tal desorden que me costó un tiempo dar con el móvil. Era un aparato antediluviano. Comprobé sorprendido que en la pantalla aparecía el número de mi casa. Lo descolgué.
-Diga.
Nadie me respondió.
-Diga -repetí.
-Hola, camarada.
La inconfundible voz de Max.
-¡Pagarás por todo lo...!
-Calla, camarada. No tenemos mucho tiempo. La policía llegará ahí en uno o dos minutos. Sólo quería asegurarme de que no te pillaría por sorpresa lo que encontrarán en el camión.
-¿Qué...?
Max había colgado. Escuché el ruido de una sirena. Era urgente que escapara de allí.

Plácido Romero

 

CAPÍTULO 4

 

En cuanto apagué mi móvil, me sentí confuso. Mientras trataba de encontrar un medio para escapar de allí, advertí las garras de aquel apéndice peludo que sobresalían debajo de una manta. La retiré despacio, aterrado, con el deseo de estar equivocado y la convicción de que no iba a ser así. Allí estaba Montalbano, mi gato azul, inerte, con los ojos fijos en el infinito y una espantosa herida abierta en el gaznate por la que se habían escapado sus últimas seis vidas.

 

Me mareé. ¿Cómo podía ser tan malvado mi enemigo? Volví a cubrir su cuerpecito bajo el textil y, al hacerlo, arrastré sin darme cuenta la cubierta del que tenía a su lado. El bulto que ocultaba era más voluminoso. Cuando comprobé qué demonios era aquello dejé escapar un grito: la camionera gordita y pelirroja que me había protegido en su camión yacía sin vida junto al felino, con un corte bermellón en la garganta muy similar al de mi mascota. La furia me invadió, odiaba a Max, cuyo vehículo seguía estando fuera, detenido como el tiempo que no fluía a mi alrededor, pues mi mente se encontraba paralizada por el miedo, la angustia y el deseo de venganza.

 

-¡Voy a encerrarte, Max! ¡Vas a pagar por lo que has hecho!

 

Aún me esperaba una tercera sorpresa en aquel habitáculo angustioso, igual de horrible que las anteriores. Cuando me precipité, enrabietado, hacia el doble portón del remolque para enfrentarme definitivamente a aquel malvado, tropecé con un tercer elemento tapado por las telas. Retiré la cobertura despacio, incapaz de imaginar qué nuevo hallazgo me esperaba. Al descubrir aquel delicado rostro exangüe, sus preciosos ojos azules perdidos en la inexistencia, su rictus de incomunicación, el pánico y la desesperación que reflejaba el gesto con el que la muerte la había sorprendido, lloré como un chiquillo. Lisbeth, mi vecina sueca, la mujer que me había regalado la mejor noche de placer de mi existencia, ya no existía. Tenía un orificio de bala al lado de la sien, junto a su oreja derecha. Le susurré te amo, pero no podía oírme. Otra vez tardé en recuperarme. Permanecí sumido en mis recuerdos, sintiendo ese dolor de ausencia aferrándose a mi corazón, hasta que el bullicio externo me hizo reaccionar.

 

Abrí con prudencia. Miré por la rendija y calculé la distancia antes de correr hacia aquel ser detestable que, junto a su Mustang, me miraba con expresión incomprensible. Caí sin conseguirlo. Sentí ese ruido atronador seguido del dolor intenso en el costado, primero, y en la cabeza después, antes de que me explotara la existencia y cayera abatido por las ráfagas de plomo.

 

* * *

 

-¿Se encuentra bien, inspector Max? -se interesó el sanitario.

 

-Perfectamente -le respondió el policía, volviéndose hacia el comisario, que acababa de llegar con expresión de agobio.

 

-¿Qué ha ocurrido? Me han dicho que hay tres muertos...

 

-Cuatro, contando al asesino. Su vecina, una camionera y el propietario del hostal. Acaban de encontrar su cuerpo.

 

-¿Quién era ese tipo? -señaló el cadáver tendido a pocos metros del camión.

 

-Un tarado -explicó Max, con voz pausada-. No conseguí frenarlo, comprendí tarde que era capaz de hacer algo como esto. Llevo tras él varios días, me enviaba wasaps compulsivamente... y no advertí cuál era su grado de psicosis hasta ayer, cuando me decidí a seguir su pista.

 

-¿Se conocían?

 

-Fuimos juntos al colegio. En la juventud nos hicimos amigos. Pero en los carnavales de Bielsa del 75 ocurrió una gran desgracia: su novia murió en mis brazos, fue un trágico accidente. Intenté salvarla... y no pude hacer nada. No lo aceptó. Me culpó de su muerte. Se recluyó por una larga temporada, abandonó su casa, el pueblo, y no volví a saber nada de él hasta hace unas semanas. Comenzó a enviarme mensajes muy extraños. Grotescos. Decía que era policía, que estaba planeando un asesinato e iba a inculparme, que si esta vez me había salvado por el gato, pero que lograría vengarse. También me mandaba letras de canciones. De Amaral. Estaba loco. Desgraciadamente he tardado demasiado en darme cuenta de lo peligroso que era, no he llegado a tiempo de evitar esta masacre.

 

»Cuando lo cercamos se había atrincherado en ese camión, en el que ha degollado a su dueña y donde hemos encontrado el cuerpo de una mujer ejecutada de un balazo. Era su vecina. De nacionalidad sueca. Los de la científica están en casa del sujeto: todo indica que la mató allí y luego la trajo aquí en su coche. No sabemos cómo, cuándo ni por qué subió su cuerpo al camión. A la otra sí la mató dentro.

 

-¿Y el hombre? -se interesó el comisario.

 

-Mala suerte. Estaba en el lugar inapropiado en el peor momento.

 

-¿Qué pinta el gato en todo esto?

 

-Parece ser que era suyo. No sé por qué se lo cargó, tal vez fue el detonante.

 

-Has hecho lo posible, Max, eres un buen poli. Vete a casa y descansa cuanto puedas. Mañana tendrás que redactar tu informe y declarar en la investigación interna, ya sabes cómo es esto. Gracias por todo.

 

Max avanzó pausadamente hacia su coche, que nunca había sido un Mustang salvo en la imaginación enferma de aquel tipo. Abrió la puerta, se acomodó en el asiento y se frotó las sienes con fruición, tratando de alejar el cansancio, el agobio y la inquietud con ese único gesto.

 

No todo estaba en orden.

 

Pero confiaba en que sus compañeros de asuntos internos no se tomaran tan en serio el procedimiento como para investigar y descubrir cómo murió, en aquel sangriento carnaval, la novia de su amigo a la que él también amaba.

 

MÍCHEL SUÑÉN

 

 

Enlace a los podcast [1]

 

CENTRO DE EMISIÓN Y PRODUCCIÓN PRINCIPAL DE ZARAGOZA
Avda. María Zambrano, 2. ZARAGOZA - 50018
Teléfono: 876 256 500
Fax: 876 256 507
DELEGACIÓN DE TERUEL
C/ Amantes, 14, bajo. TERUEL - 44001
Teléfono: 978 623 070
Fax: 978 623 072
DELEGACIÓN DE HUESCA
Parque Tecnológico Walqa, Edificio Félix de Azara
Crta. de Zaragoza N-330 A Km. 566, Cuarte (HUESCA) - 22197
Teléfono: 974 212 762
Fax: 974 212 757