Los embalses aragoneses están en la peor situación de los últimos cinco años, con un 12% menos de agua embalsada

Los embalses aragoneses se encuentran en la peor situación de los últimos 5 años, con un 12% menos de agua embalsada de media. Un escenario preocupante pero no alarmante: las reservas están al 50%. Muchos municipios, regantes, agricultores, ganaderos y consumidores ven la situación con inquietud si las lluvias no vuelven este otoño.

Los embalses en la cuenca hidrográfica del Ebro tienen 3.702 hectómetros cúbicos de agua sobre un total de 7.490, el 49,8%de su capacidad. Y en la última semana han bajado nada menos que un 3,29% debido a las altísimas temperaturas y a la demanda de los últimos riegos, además del acceso al agua de boca en poblaciones que están llenas de visitantes.

Llaman la atención embalses como el de Búbal, en pleno Pirineo, con un 7,8% de agua, lo que contrasta con uno de los más grandes el de Ribarroja, que está al 96,2% de su capacidad (que es de 202 hectómetros cúbicos) y que riega la cuenca catalana.

La sequía hizo que se tuviera que dejar en barbecho un 30% de las tierras que riega la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón. A final de la temporada, las perspectivas no mejoran. El presidente de los regantes, César Trillo, ha indicado que como el año anterior, los embalses terminarán a cero y ha confiado en que el otoño y el invierno sean generosos en lluvias.

A pesar de todo, los últimos riegos de la temporada se están desarrollando con normalidad en otras zonas, como la de la Comunidad del Guadalope-Calanda, aunque sus usuarios están mirando al cielo, como ha señaldo su presidente, Miguel Herrero.

El río Ebro a su paso por Zaragoza ofrece una pobre imagen, con apenas 30 metros cúbicos por segundo. Peor es la imagen del Turia a su paso por la capital turolense: 0,3 metros cúbicos por segundo.

En la cuenca del Júcar, al sur de Aragón, tanto el Mijares como el Turia y el Júcar ofrecen datos desoladores de aforo y los embalses se encuentran por debajo del 50%.

En zonas de montaña como Gúdar y Javalambre algunos ayuntamientos han pedido a los vecinos que se abstengan de regar, lavar o llenar piscinas para poder acometer el servicio de agua potable con ciertas garantías en lo que resta de verano. En Alcalá de la Selva, en los últimos meses ha llovido un 80% menos de lo habitual, según su alcalde, Jesús Edo.

Una veintena de núcleos de población, municipios y pedanías de la comunidad aragonesa beben agua gracias a los bomberos.

En la provincia de Zaragoza, el abastecimiento se centra en El Frago, Malpica de Arba, Huérmeda, Los Pintanos y Valdehorna. Los problemas en la provincia oscense se concentran en varias pedanías de Jaca, como Osia, Lastiesas Altas, Navasa o el Parador de Oroel. Nueros, Olalla, Valverde, Cobatillas, Collado de la Grulla, Lanzuela, Palomar de Arroyos, y Veguillas de la Sierra, son las localidades turolenses con abastecimiento de agua, durante este seco verano.

CENTRO DE EMISIÓN Y PRODUCCIÓN PRINCIPAL DE ZARAGOZA
Avda. María Zambrano, 2. ZARAGOZA - 50018
Teléfono: 876 256 500
Fax: 876 256 507
DELEGACIÓN DE TERUEL
C/ Amantes, 14, bajo. TERUEL - 44001
Teléfono: 978 623 070
Fax: 978 623 072
DELEGACIÓN DE HUESCA
Plaza Inmaculada nº 2, 1ºA. HUESCA - 22003
Teléfono: 974 212 762
Fax: 974 212 757